Reach Us +44-1764-910199
All submissions of the EM system will be redirected to Online Manuscript Submission System. Authors are requested to submit articles directly to Online Manuscript Submission System of respective journal.

Factores de riesgo cardiovascular en una población de trabajadores de la ciudad de Córdoba, Argentina.

Randon Salgado, Joaquín R.1, Camporro, Fernando A.1, Camps, Diego1,2,4,*, Rivadera, Martín G.1, Leiva Centeno, José A1, Majul, Enrique1,2, Villafañe, Hugo1,3

1Médico, Facultad de Medicina, Universidad Católica de Córdoba, Argentina.

2Catedra de Quimica III, Facultad de Medicina, Universidad Católica de Córdoba, Argentina.

3Coordinador, Practica final obligatoria, Facultad de Medicina, Universidad Católica de Córdoba, Argentina.

4Departamento de Información Científica y Técnica, Facultad de Medicina, Universidad Católica de Córdoba, Argentina.

*Correspondencia:
Dr. Diego Camps
San Lorenzo 785. Río Tercero, Córdoba, Argentina. CP: 5850
Email: editorfm@gmail.com, diana.nieves@oblikue.com
 
Visit for more related articles at Archivos de Medicina

Abstract

Las enfermedades crónicas son las principales causas de morbimortalidad en el mundo, en especial las cardiovasculares. La detección de factores de riesgo permite predecir el riesgo de presentar una enfermedad, diagnosticar precozmente una enfermedad en un grupo poblacional expuesto y prevenir la aparición de una patología relacionada con esos factores. Por ello se decidió realizar un relevamiento sobre los factores de riesgo cardiovascular presentes en un grupo de trabajadores en la Ciudad de Córdoba, Argentina. Se recolectaron datos personales, hábitos tóxicos y antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular mediante entrevista; se midió el colesterol total en sangre capilar; medición de circunferencia abdominal y nivel de grasa visceral. Se calculó el Índice de Masa Corporal y se midió la tensión arterial. Se estudiaron 179 trabajadores, 65,36% hombres, promedio de edad 38,51±10,02 años. El colesterol total fue de 166,58±23,51 en hombres y 163,27±20,04 en mujeres. Un 58,62% de hombres presentaron sobrepeso y 20,69% obesidad. La circunferencia abdominal fue mayor en hombres. El promedio de presión arterial sistólica en hombres fue de 134,39 ±14,65 mmHg, en mujeres de 125,16 ±14,78 mmHg. La presión diastólica en hombres y mujeres fue similar. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo prevalentes sobre todo en los hombres. Conocer estos factores de riesgo posibilita planificar estrategias y programas para intervenir oportunamente en la salud de los trabajadores.

Palabras clave

Factores de riesgo, Hipertensión, Prevención, Salud.

Keywords

Risk factors, Hypertension, Preventive medicine, Health

Introducción

Las enfermedades crónicas son las principales causas de morbimortalidad en el mundo, siendo responsables del 60% de las muertes. En 2005, 35 millones de personas en el mundo murieron a causa de una enfermedad crónica y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en los países en vías de desarrollo en el año 2020 ocurrirán el 71% de las muertes por enfermedad coronaria, el 75% por enfermedad cerebrovascular y el 70% por diabetes del mundo [1].

En nuestro país las muertes por enfermedad cardiovascular representan el 30,7% del total de las defunciones2 constituyendo la primera causa. En los países desarrollados la mortalidad cardiovascular ha descendido en los últimos 20 años pero en la Argentina no se ha modificado sustancialmentee incluso, en el futuro cobrará mayor importancia por la elevada prevalencia de diversos factores de riesgo y por la ausencia de políticas públicas efectivas [2].

Un factor de riesgo es cualquier característica o circunstancia detectable de una persona o grupo de personas que está asociada a un aumento en la probabilidad de padecer, desarrollar o estar especialmente expuesto a un proceso mórbido. La detección de factores de riesgo permite predecir el riesgo de presentar una enfermedad, diagnosticar precozmente una enfermedad en un grupo poblacional expuesto y evitar la aparición de una patología relacionada con esos factores [3].

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud [4], no abundan datos confiables y sistematizados sobre la situación de salud de los trabajadores en América Latina y el Caribe, lo que constituye un problema de gran magnitud por la significativa pérdida económica y social que ocasionan los accidentes, las enfermedades crónicas y las de origen ocupacional. La falta de información adecuada y completa impide que las autoridades de salud tomen decisiones, o que trabajadores y la opinión pública se movilicen para mejorar las condiciones laborales, y así disminuir los riesgos para prevenir accidentes y enfermedades.

En base a lo expuesto, decidimos realizar un relevamiento sobre los factores de riesgo cardiovascular presentes en un grupo de trabajadores en la Ciudad de Córdoba, Argentina.

Material y métodos

Se realizó un estudio analítico de corte transversal, que incluyó a todos los trabajadores y personal de televisión, afiliados a OSPTV (Obra Social del Personal de Televisión) de la ciudad de Córdoba, durante los días 26 y 27 de noviembre del año 2008 en dependencias de OSPTV.

Los trabajadores fueron citados con 24 horas de anticipación, y asistieron al estudio desde diferentes puntos de la ciudad durante su horario laboral, entre las 09:00 y 19:00 horas. Fueron excluidos aquellos que se negaron a dar su consentimiento para la realización del estudio, quienes consumieron medicación que altere los niveles de colesterol y presión arterial en las 24 horas previas al estudio, trabajadores con menos de dos horas de ayuno previo, pacientes con diagnóstico de diabetes mellitus, hipertensión o dislipemia previos, los menores a 18 años, o quienes se negaron a realizar todas las etapas o estaciones del estudio.

Fue diseñado un sistema de postas o estaciones numeradas en forma consecutiva. Cada estación estuvo a cargo de un profesional previamente capacitado. Antes de comenzar se solicitó a cada trabajador la firma de un consentimiento para la realización del estudio.

En la estación 1 se recabaron datos personales, tabaquismo y antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular. Los datos fueron registrados en una base de datos online provista por el software Motivia (www.motivia.com.ar).

En la estación 2 se hizo la medición de colesterol total, tomando una muestra de sangre capilar. Para el dosaje de colesterol total se empleó el medidor Accutrend Plus, con tiras reactivas Accutrend Colesterol, intervalo de detección de 150 a 300 mg/dl, para un tiempo de medición de 180 segundos. Las cifras de colesterolemia se consideraron de acuerdo a los criterios del ATPIII [5], como deseables (menores a 199 mg/ dl), en límite superior (entre 200 y 239 mg/dl) y elevado (mayores a 240 mg/dl).

En la estación 3 se realizó una medición de valores antropométricos. La altura se midió en metros, con el paciente descalzo ubicado de pie sobre plano fijo junto a la pared donde se encontraba el tallímetro. Se midió la circunferencia abdominal en centímetros, empleando una cinta métrica de mano en forma paralela al plano de apoyo pasando por el ombligo, y se lo clasificó en normal (hombres ≤93cm, mujeres ≤79cm), cintura aumentada (hombres entre 94 y 102 cm, mujeres entre 80 y 88 cm) y obesidad central (hombres >102cm, mujeres >88cm) [6]. El peso se determinó en kilogramos, sin zapatos y con ropa ligera. Se empleó el monitor de composición corporal OMRON HBF-500INT, al cual se le ingresó los valores de talla, edad y sexo del paciente y el monitor obtuvo el nivel de grasa visceral (GV). Los resultados de GV se consideraron normales (entre 1 y 9,9) o altos (mayores o iguales a 10). Finalmente, el índice de masa corporal (IMC) se obtuvo mediante la formula IMC=Peso (kg) / Altura (mts), de acuerdo a los criterios de la OMS [7], las cifras obtenidas se clasificaron en peso insuficiente (menos de 18,5), normal (18,6 a 24,99), sobrepeso (25 a 29,99) y obesidad (30 o más).

El cálculo de la tensión arterial, en la estación 4, se realizó empleando un tensiómetro OMRON HEM-705CP [8] de brazo con insuflación automática. La medición se realizó dos veces, en el mismo brazo, tras 5 minutos de reposo del paciente, y se consideró la media entre ambas mediciones. La interpretación de los valores se realizó de acuerdo al JNC VII [9]. Las cifras de tensión arterial sistólica, en mm/Hg, se clasificaron como normales (menos de 120), prehipertensión (entre 120 y 139), hipertensión grado 1 (entre 140 y 159) e hipertensión grado 2 (mayor a 160). Las cifras de tensión arterial diastólica, en mm/Hg, se clasificaron como normales (menos de 80), prehipertensión (entre 80 y 89), hipertensión grado 1 (entre 90 y 99) e hipertensión grado 2 (mayor a 100).

En la estación 5 se procedió a la carga de datos (de las estaciones 2, 3 y 4), utilizando el software disponible online (www.motivia.com.ar). Al finalizar esa carga de datos se le entregó un informe impreso al paciente.

Los datos se presentaron como media ± desvío estándar (DS). La información fue organizada por el software online, descargada para su análisis en formato xls (Microsoft Excel) y procesada con programas estadísticos EPIINFO v.3.4.3 y Statistica v7.0 (Statsoft Inc). Se utilizó la prueba ANOVA para determinar diferencias entre medias distribuidas normalmente. La abreviatura NS indicó carencia de significación de la prueba realizada. Se consideró significativo una p<0,05.

Resultados

Participaron del estudio 179 trabajadores, 117 hombres (65%) y 62 mujeres (35%), con un promedio de edad de 38,51 ± 10,02 años. Las características generales de la población estudiada se presentan en la tabla 1.

El colesterol total fue de 166,58 ± 23,51 para los hombres y 163,27 ± 20,04 para las mujeres. Con hipercolesterolemia se detectó un hombre, y con colesterol en límite superior se detectaron 21 trabajadores (15 hombres y 6 mujeres).

La talla promedio fue un poco mayor para los hombres (173±0,06 cm) que para las mujeres (158± 0,06 cm). El peso promedio también fue superior en los hombres (83,89 ± 13,14 kg) que en mujeres (64,45 ± 14,04 kg). El promedio de IMC encontrado en todos los participantes fue de 27,26 ± 4,91 kg/m_ y el estado nutricional señaló 59 (32,77%) personas con peso normal, 88 (47,46%) con sobrepeso, 40 (19,77%) con obesidad y 2 personas (1%) con bajo peso; entre los hombres se detectaron valores de IMC mayores. El perímetro de cintura (PC) promedio de los trabajadores de sexo masculino fue de 97,3±10,85 cm y en las de sexo femenino 87,96±14,16cm. El nivel de grasa visceral, fue alto en 83/189 trabajadores (43,92%).

Los hombres fueron los que presentaron más cifras anormales de presión arterial sistólica (tabla 1). La media tensional sistólica fue superior en el sexo masculino (134,39 ±14,65 mmHg en hombres y 125,16 ±14,78 mmHg en mujeres), aunque la diastólica fue similar en ambos sexos (79,10 ± 10,62 mmHg en hombres y 79,56 ± 9,74 mmHg en mujeres).

Archivos-de-Medicina

Tabla 1

Las cifras de presión arterial sistólica y diastólica fueron significativamente superiores en los pacientes de ambos sexos que presentaron obesidad frente a los que presentaron peso normal, como se muestra en el gráfico de caja y bigotes (gráfico 1 y tabla 2). Para los trabajadores con obesidad también fueron significativas las cifras elevadas de colesterol y grasa visceral, frente a los que presentaron peso normal (tabla 2).

Archivos-de-Medicina

gráfico 1

Archivos-de-Medicina

Tabla 2

Discusión

La población estudiada en este trabajo se caracteriza por un predominio del sexo masculino (65,36%) y por una distribución de edades inferior a la de la población de otros estudios similares [10], (sólo el 10,61% tenía más de 50 años) debido a que se trata de personas laboralmente activas.

En nuestro estudio casi la mitad de los participantes declaró tener antecedentes familiares, cifras considerablemente menores a los encontrados en la bibliografía consultada (80,5%) [11]. Existe una relación entre historia familiar de enfermedad cardiovascular y aumento del riesgo cardiovascular [12], por lo que nuestros hallazgos deberían ser comprobados en un futuro con la real incidencia de afecciones cardiovasculares sobre esta población.

La prevalencia de fumadores en nuestro trabajo fue menor a la detectada en trabajos epidemiológicos realizados en nuestro país, donde se estima que alrededor de 35% de la población fuma cigarrillos [10,13]. Hemos detectado que los hombres tienen un mayor hábito tabáquico que las mujeres, situación similar a la de otras urbes latinoamericanas13. Es importante señalar que el tabaquismo constituye la primera causa de muerte prevenible en nuestro país [14], por lo que es necesario reforzar los conocimientos sobre las consecuencias de esta adicción en la población y desarrollar políticas sanitarias públicas y privadas (actualmente deficitarias o ausentes) para enfrentar el problema.

La prevalencia de colesterol total por encima de 200mg/dl en nuestra población fue baja, con una sola persona con niveles por encima de 240mg/dl. Valores superiores se han obtenido en la encuesta nacional de factores de riesgo10, tanto en Argentina (27,8%) como en la provincia de Córdoba (29,9%), en donde los participantes en ese estudio presentaron en su mayoría más de 40 años10. Con respecto a otros países de América Latina, en el estudio CARMELA13 se obtuvo una mayor prevalencia de valores altos de colesterol en los grupos analizados en Argentina (18,7%), México DF (16,4%), Ecuador (20,2%) y Chile (15,3%). Los hallazgos obtenidos en nuestro estudio podrían atribuirse a que muchos participantes eran personas menores de 40 años, y a que fueron excluidos del trabajo a los pacientes dislipémicos.

Los trabajadores con sobrepeso y obesidad en conjunto representaron más de la mitad de la muestra. Los hombres presentaron más sobrepeso que las mujeres, datos que concuerdan con países como Chile15 y Paraguay16. La encuesta nacional de factores de riesgo10 en Argentina, mostró una prevalencia de sobrepeso mayor en Córdoba (46%) que en varias provincias argentinas, aunque nuestro trabajo sólo se realizó en Córdoba, detectamos un valor similar y por lo que consideramos que sería importante realizar una detección de factores de riesgo cardiovascular en otras provincias para comparar nuestros hallazgos.

Un 19,77% de los trabajadores presentaron obesidad, dato similar al obtenido en el estudio CARMELA13 en Buenos Aires (19,7%) y en la encuesta nacional de factores de riesgo10 (14,3%) para Córdoba. En relación al sexo, existió un 2% más de hombres obesos que mujeres, similar a CARMELA en Buenos Aires (6%) 13. Solo en México DF se encontraron valores similares, ya que en las demás ciudades de Latinoamérica incluidas en el CARMELA las mujeres presentaron mayor obesidad que los hombres [13].

Se detectó que la obesidad se relacionó de manera significativa con cifras tensionales altas y colesterol elevado. Se había alertado sobre ello en un trabajo epidemiológico10, donde se encontró una prevalencia de sobrepeso y obesidad superior en Córdoba frente a otras regiones del país. Cabe aclarar que es probable que el sedentarismo sea un factor con influencia importante en nuestro estudio, ya que trabajamos con una población que realizaba tareas de oficina (presuntamente con mayor sedentarismo), y no se discriminó en la muestra a los trabajadores que realizaban tareas como cableado o reparaciones (presuntamente más activos); por ello, se necesita un estudio en mayor profundidad para caracterizar cuáles son los factores que puedan encontrarse asociados al sobrepeso y la obesidad en estos trabajadores.

La obesidad abdominal es un importante factor de riesgo cardiovascular debido a su asociación con otros factores de riesgo [17] y la medida del perímetro de cintura es un excelente predictor de grasa visceral en un paciente [17,18]. Sin embargo, en nuestro trabajo se detectó en las mujeres un bajo porcentaje de ellas con grasa visceral aumentada, a pesar de contar con perímetros de cintura e índice de masa corporal aumentados. Sugerimos que se debería realizar un estudio con mayor cantidad de trabajadores, en Córdoba, de sexo femenino para contar con una muestra adecuada y determinar en que grado se relacionan estas variables entre ellas y particularmente con la presión arterial.

La prevalencia de hipertensión arterial en la población estudiada fue del 26,26%. Este valor hallado es comparable al referido por Nigro y col [19] (29%) en la ciudad de Córdoba, y al obtenido en el estudio CARMELA13 (29%) en la ciudad de Buenos Aires, como así también al arrojado por el estudio INTERHEART [20] (29,1%) para Latinoamérica. Debemos destacar que, a diferencia de los otros trabajos 9, 20, en el nuestro se excluyeron a todos los diagnosticados o medicados por hipertensión y trabajamos con una población más joven que en esos estudios; así, cobra relevancia la situación de haber detectado hipertensión por primera vez en casi un tercio de las personas estudiadas, a los que precozmente se le pueden aplicar medidas terapéuticas apropiadas y un temprano seguimiento de la enfermedad para una mejor calidad de vida en el futuro. Hemos encontrado, entre los sujetos estudiados una prevalencia alta de prehipertensión. No existen trabajos previos al respecto en Argentina ni en Lationoamérica, ya que la prehipertensión es una entidad reciente9. Existen evidencias de que la prehipertensión (antes llamada “presión normal-alta”) se asocia con otros factores de riesgo cardiovascular así como con un mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, diabetes tipo 2, y enfermedad cardiovascular [9,20]. Los pacientes prehipertensos también muestran un riesgo mayor de que se les establezca hipertensión, comparados con sujetos con presión óptima o normal [21]. La detección precoz de esta entidad permitirá establecer pautas higiénico-dietéticas que eviten el progreso hacia la hipertensión en este grupo de trabajadores.

En cuanto a la presión arterial distribuida por sexo, nuestro estudio ha encontrado una mayor prevalencia de hipertensión en hombres con respecto a las mujeres, predominio por sexo similar que ha sido referido por Nigro [19] en la ciudad de Córdoba. Diferentes factores pueden explicar esta situación, entre los que cabe destacar el efecto sobre las cifras tensionales de la obesidad masculina en los trabajadores estudiados, y el efecto protector de los estrógenos en las mujeres antes de la menopausia. Por otra parte, la presencia de factores de riesgo cardiovascular se asocia al estrés en el sitio laboral [22], por lo que se debería estudiar en el futuro la influencia de este factor sobre ambos sexos.

Como debilidad de nuestro estudio debemos destacar que se trató de un estudio transversal, realizado en las dependencias físicas de la obra social, por lo que pudieron quedar fuera del estudio trabajadores que no pudieron concurrir hasta ese lugar. Como fortaleza debemos remarcar que este trabajo muestra que en poco tiempo, trabajando con un equipo previamente entrenado, se puede generar en una institución un mapa del riesgo cardiovascular general de sus trabajadores.

Podemos concluir que el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo prevalentes, sobre todo en hombres. En los obesos se detectó un incremento significativo de las cifras tensionales. Conocer estos factores de riesgo posibilita planificar estrategias y programas para intervenir oportunamente en la salud de los trabajadores.

References

Select your language of interest to view the total content in your interested language

Viewing options

Post your comment

Share This Article

Flyer image
journal indexing image
 

Post your comment

captcha   Reload  Can't read the image? click here to refresh